La iluminación en el hombre del los nuevos tiempos

“La mayor iluminación del hombre de los nuevos tiempos es lograr amar a Toda aquella alma que no nos agrada o a aquella que nos hace perder la paz interior”

El Reto del Hombre de los Nuevos tiempos, no es la búsqueda de la iluminación, el reto de los próximos 2000 años es decir de toda la era de acuarios, es aprender hacer feliz y hacer feliz a los demás, y para ello hay que dejar de buscar la iluminación y dedicarse a aprender a iluminarse conquistando la posibilidad de vivir en carne propia la capacidad de amar a nosotros mismos a los demás y a aquella mente inteligente que nos dio origen, Dios, divina providencia o como le queramos llamar.

Debemos aprender a desarrollar la conquista de amar a nuestra pareja, hijos, padres, a aquella Alma y de todo aquello que nos altera en los ocho ámbitos básicos de la vida, el trabajo, la pareja, esa gran mujer que no amamos o que no logramos afinar con nuestro ego, a cada miembro de la familia, el padre la madre, los hermanos, la sociedad, nuestros vecinos, los amigos etc. Purificando la esencia en el Tan Tien Medio y transformando la mentira y el engaño, y todos los desencadenantes del miedo en compasión. Solo así se purificara la esencia y esta es la iluminación de esta era.

En la antigüedad para lograr la iluminación se requería de los tres estados de la meditación, el monje o buscador se refugiaba en un templo o monasterio a la práctica interna de la meditación en la búsqueda y la conquista de los tres estados básicos de la meditación.

Dicha:

Esta es la señal en que los cinco deseos de la mente ordinaria se empieza disolver temporalmente, en este estado empezamos a observar como el tocar, escuchar, ver, hablar y comer, los volvemos consientes, es decir observamos esa necesidad de nuestra mente y organismo y el buscador logra la conquista a través del Chanteo o vocalización de Mantrans y técnicas de respiración hasta que la energía de estos se manifieste en esencia y logre vivir de los vientos sagrados.

Autentica claridad:

Esta es la señal en que en el buscador ha cesado la agresividad temporalmente, esto quiere decir que aunque puede observar sus emociones, deseos y necesidades del yo, el observa esta necesidad pero no la juzga, se ha desarrollado la habilidad de no juzgar, es decir cuando llega un pensamiento y emoción con necesidad de crítica, o juzgamiento, de querer tener la razón ante algo o una situación o criterio sobre alguien, allí el buscador, ya no emite un juicio simplemente cayo en la humildad, esta es la primera condición y virtud real del ser interno dejar de creer que tenemos la razón; eso es humildad, esto no importa cuál sea la situación o el supuesto problema, es simplemente rendirse ante la necesidad de querer tener el control, la razón, de creer que lo que uno siente y piensa es verdadero sino que simplemente es una posibilidad, pero que lo más probable es que no sea la verdad. Esto es compasión.

Ausencia de pensamiento:

Esta es la señal en que el buscador experimenta el estado en que llega la ausencia de los pensamientos, en este proceso vamos y venimos, otro rato con pensamientos y otro sin pensamientos hasta que llegue el Savikalpa-samadhi: La Identificación que confiere la posibilidad de retornar al mundo físico. Es un período que se ha decidido antes de proceder a la experiencia samádhica con el fin de perder, en cierto modo, la completa individualidad, pero teniendo, sin embargo, la posibilidad de fundirse en la Conciencia Universal.
Cuando el aspirante ya ha vivido el proceso anterior se prepara entonces para el Nirvikalpa-samadhi: Identificación sin pensamiento. El practicante se decide al Nirvikalpa cuando quiere gozar definitivamente de la sublime paz, del completo samadhi, sin restricción o deseo de retornar al plano físico, en la fusión final para la reintegración en el Gran Todo con la pérdida completa de la individualidad.

Estos estados fueron y son los buscados por los grandes amantes de la espiritualidad, sin embargo como dijimos anteriormente la mayor iluminación del hombre de los nuevos tiempos es lograr amar a toda aquella alma que no le agrada o a aquella que le hace perder la paz interior. Esta idea de iluminación funciono para los tiempos del hombre de la alta antigüedad pero preciso es prepáranos para una nueva idea, un nuevo método una nueva iluminación.
Justamente cuando una emoción, un pensamiento que surge o llega como consecuencia de un compañero de trabajo, pareja, novio, madre, hijo, etc. Es allí justo, en este preciso momento cuando podemos darnos cuentas de que tan iluminados estamos, si cualquiera de los pensamientos y emociones que surjan por el acto supuestamente impuro, o patrón de conducta que a nuestra alma y ego no les agrada, entonces, es allí cuando debemos observar nuestra prueba y ver qué tan iluminados estamos para no perder la paz por esto que no nos agrada de esa alma, solo desde allí empezaremos a cultivar la nueva idea de iluminación. “Purificar la esencia”.

Quizá la teoría de los métodos antiguos no cambie, pero si la forma en como logremos el objetivo, en la antigüedad era necesario aislarse, hoy día es imperativo aprender a desarrollar la familia y aprender a ser feliz y hacer feliz a los demás en los ámbitos de la vida mientras nos iluminamos amando, cantando, bailando, y sobre todo sintiendo…De esta manera se fortalece y se purifica la esencia del Tan Tien Medio. A través del sonido el color y el sabor o como dicen por ahí, el alma se alimenta de toda a aquella experiencia que nos permita disfrutar los cinco sabores, los cinco colores y cinco sonidos.

Podríamos decir que la técnica de chantear o cantar mantras, orar siga siendo la misma pero aplicada a la nueva idea de iluminación, permitiéndonos sentir y observar todo aquello que no, nos permite mantener el corazón en paz.
Por Shi Fu Triana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × dos =