Tercera Característica del trabajo interior, año 2.018

 La influencia de la ley del cambio en el proceso de toma de conciencia:

 Nuestro proceso evolutivo como cualquier cosa en la vida está relacionada con las ocho leyes del cielo, por ejemplo, la ley de las ocho virtudes o la ley de las ocho etapas del amor etc. y este año más que cualquier otra será la ley del cambio, “la que nos dice que lo único que no cambia es la ley del cambio”.  Un año para ser tan fiel como el perro, fiel a los designios del espíritu, que a pesar de nuestra vida perruna que tengamos, siempre volver a la fuente de luz, a volver a la humildad cada vez, un año para la sumisión ante el cielo.  Se refiere a ser capaz de esperar lo inesperado, a ser capaz de aceptar el cambio en nuestras vidas, en no querer cambiar el presente, sino ser capaz de aceptarlo como llegue, sin querer pintarlo, un año para ser capaz de aceptar, que lo que planeemos puede ser de otra manera y no como creíamos, un año para experimentar en nuestra mente que cada problema tiene mínimo ocho formas de solucionarlo y que la mayoría de las veces solo vemos una, un tiempo para poner en verdadera práctica los conceptos espirituales que hemos aprendido, ponerlos a prueba en nuestro diario vivir.

Tiempo para ser capaz de dejar de creer que el futuro o que mi idea,  tiene que ser como yo creo, puede que de un día para otro ya no sea así, confía en tu fuerza interior, pero recuerda que esta habita más allá de lo que tus cinco sentidos creen, no creas en ellos, estos te traerán sufrimiento, solo confía en lo que puedes sentir y percibir más allá de ellos. “Recuerda amigo buscador, para que un conocimiento se haga se haga consiente se debe sentir, no creas que porque lo sabes ya aprendiste”  Para ello debemos recordar que la fuerza interior se logra transformando nuestro miedo en certeza, solo así podremos ver más allá de lo que los cinco sentidos nos dicen. Y que el miedo se quita conquistando o ejecutando la Voluntad.

Por lo tanto debemos darnos la oportunidad de experimentar el miedo con consciencia, es decir poder observarlo conscientemente, sin huir de él, con la determinación del búfalo o como el tigre en la selva sin remilgar, en ese momento, cuando llegue el miedo,  la ansiedad de futuro, observa tus sensaciones, tus emociones, observa tus cambios fisiológicos causados por el miedo, mientras decides en medio de la crisis como salir de allí. Un verdadero buscador y guerrero de la luz se conoce, por la forma en cómo reacciona ante una situación de crisis, si aun en una batalla interior perdemos la paz, significa que aún nos falta camino por recorrer”  y esto también está bien.

Y desde allí, con este sentimiento de certeza, habiendo podido cambiar el miedo por valor y amor, seguir luchando por la más alta gloria, llamada libertad, o por aquello, por lo cual no he tenido la fuerza espiritual para lucharlo,  pero después de eso, ver como ese miedo cambia,  se transforma en amor universal, en la fuente de luz e inspiración para seguir batallando por nuestra libertad interior.

De la misma manera se refiere a revisar la forma en como estamos desarrollando nuestro proceso espiritual. Que cosas son importantes, cuales, de las cosas que he hecho, hasta este momento, sirven para continuar el proceso y que cosas no. Si bien es cierto todos los años de alguna u otra forma realizamos esto, sin embargo este año 2018 será uno de los puntos más cruciales en cuanto a este tema personal y global.

Este año, es el año de la duda en creencias espirituales, religiosas,  filosóficas, en ser capaz de adaptarnos a algo nuevo, quizás a algo que no creíamos, pero de la misma manera,  tu alma te llevará a que no creas en nada y solo quieras confiar en ti, en tu fe, en tu fuerza, aunque algunas técnicas espirituales se mantendrán; muchas de ellas perderán credibilidad; ya que Júpiter como regente de la espiritualidad, de tu espiritualidad viene a decirnos, cultiva el espíritu de otra manera, sin engaños, sin mentiras, nos invita a confiar en nuestra visión interior, a no depender de nada ni de nadie para realizarnos espiritualmente y como ser humano.

Por tanto para lograr llegar a tener confianza en sí mismos, normalmente debemos volver a nacer, cambiar y  desafiar las creencias y los programas negativos que hemos usado hasta ahora para desarrollarnos, para evolucionar;  es un segundo año para que el programa del miedo pierda poder, si bien es cierto el año pasado hubo muchos retos internos, de la misma manera se le dio una fuerte patada de lucha amorosa al miedo. Este es el año para desafiar el miedo a creer realmente que co-creamos dependiendo de lo que creemos, y normalmente el miedo nos ata para no elevarnos a creer que puedo estar por encima de lo que creo de mí negativamente. Llega un año en que debemos aprender a confiar lo que dice nuestro maestro interior y no lo que dicen nuestros cinco sentidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − quince =